Cómo Combatir el Reflujo Gástrico?

Cómo Combatir el Reflujo Gástrico? Primero que todo, veamos de qué se trata el reflujo gástrico. El reflujo gástrico es un padecimiento crónico que daña la mucosa del esófago, creado por los desequilibrios entre los mecanismos de defensa del mismo y los factores ofensivos del estomago (como el ácido y otros jugos y enzimas digestivas).

Ésta es una condición en la cual el contenido del estómago fluye nuevamente hacia el esófago. Normalmente, el contenido gástrico no sube debido a la presencia de un esfínter que impide el paso del alimento. Éste esfínter actúa como una válvula reguladora, protegiéndonos contra los ácidos estomacales. Sin embargo, a veces su función se ve obstaculizada y no es capaz de prevenir que los ácidos no suban más allá de donde deberían.

Los síntomas del reflujo suelen aparecer en los siguientes casos:

  • Cuando tomas café, bebidas cítricas y bebidas gaseosas.
  • Cuando comes productos procesados y embutidos.
  • Cuando comes mucho chocolate.
  • Cuando consumes comidas grasosas o picantes, que irritan el estómago.
  • Cuando fumas y consumes excesivo alcohol. Debido a que la nicotina debilita y relaja el musculo.
  • Cuando aumentas excesivamente de peso, sobre todo en el vientre.
  • Cuando padeces de estreñimiento severo o de una pobre eliminación.
  • Cuando comes chicles o dulces duros, porque aumentan la cantidad de aire que se traga (causando la aparición del reflujo).
  • Cuando te acuestas después de comer y no haces una buena digestión.

Soluciones

“Para todo problema humano hay siempre una solución fácil, clara, plausible y equivocada.” Henry-Louis Mencken

solucion

Soluciones naturales para mitigar los efectos del reflujo:

  • Elimina los excesos en la dieta o en el estilo de vida. Come porciones pequeñas, pero con mayor frecuencia.
  • Eleva la cabecera de la cama unos 15 cm.
  • Evita las ropas muy ajustadas, agacharte, o hacer esfuerzos después de las comidas.
  • Intenta dormir por tu lado izquierdo, porque es donde se encuentra el estómago. Evita  dormir por el lado derecho, boca arriba, o boca abajo.
  • Agrega plantas digestivas a tus comidas diarias, como el romero, la salvia, el laurel y el tomillo.
  • Pon una pizca pequeña de cúrcuma en las comidas, para mejorar el funcionamiento del aparato digestivo.
  • Consume a diario una rebanada de papaya, especialmente en la mañana. La papaya contiene papaína, una enzima que facilita la digestión de las proteínas.
  • Consume bananos, estos actúan como un anti-ácido natural en el cuerpo.
  • Mastica bien los alimentos, sin apuros y de forma relajada para evitar la inflamación estomacal y la presión.
  • Come almendras crudas, ya que éstas balancean el pH estomacal por ser una gran fuente de calcio.
  • Toma un vaso de agua tibia y jugo de limón fresco. Esto lo debes hacer 15 minutos antes de consumir cualquier alimento. Te ayudara a balancear los niveles de acidez en el sistema digestivo.
  • Come una manzana roja después de haber comido alimentos pesados.
  • Reemplaza la sal de mesa común por la sal marina.
  • No consumas refrigerios a la hora de acostarte.
  • Come de 10 a 20 uvas cada vez que experimentes problemas de digestión.
  • Practica la meditación, el yoga o la respiración profunda. Haz ejercicio con regularidad, como caminar de prisa, nadar o andar en bicicleta. Evita el estrés.
  • Aumenta tus niveles de vitamina D. Esto te ayudará a erradicar cualquier infección de tu cuerpo, incluyendo el esófago. La Vitamina D es gratis, pues se consigue en abundancia a través del sol.
  • Camina después del trabajo. Incrementar la cantidad de ejercicio cardiovascular te ayudará notablemente.
  • Cuando comas, mantén una postura erguida, especialmente después de comer. Si te acuestas de espaldas correrás más riesgo de sufrir reflujo, ya que esta posición favorece la subida de los ácidos.
  • Cuando se produzca acidez estomacal, mastica un diente de ajo o pon un par de estos en vinagre de sidra de manzana. Bebe un sorbo cada vez que tengas acidez estomacal.
  • Tómate una cucharadita de mostaza con medio vaso de agua.
  • Tómate el jugo de la papa. Ésta no sólo neutraliza el ácido en el estómago, sino que también cura el revestimiento del esófago.
  • Chupa un caramelo de menta para aliviar la indigestión y la irritación del estómago.

Remedios Naturales para mejorar los síntomas del reflujo:

  1. En un vaso de agua, diluye media cucharada de bicarbonato de sodio y bébelo cuando sientas malestar o ardor en el estomago. Tómalo media hora antes de cada comida. No lo hagas por mucho tiempo porque el bicarbonato contiene sal y te puede producir piedras en el riñón.
  2. Toma 1/4 taza de jugo de piña después de las comidas. Es altamente eficaz en la reducción de la hiperacidez y el ardor de estómago.
  3. Toma una cucharada de vinagre de sidra de manzana crudo y sin filtrar. Disuélvelo en un vaso grande de agua y tómalo antes de las comidas.
  4. Prepara un té con regaliz herbal. Éste ayuda porque recubre las paredes del estómago con un gel protector. Durante cientos de años se ha utilizado para combatir enfermedades estomacales.
  5. Toma una infusión de raíz de consuelda, o de altea, para aliviar la irritación e inflamación de los órganos digestivos. Basta con solo una tacita al día. No uses este remedio más de tres semanas seguidas.
  6. Agrega a tu dieta verduras y frutas frescas. También alimentos que contengan glutamina, como el pollo, el pescado, los huevos, el perejil, la espinaca, etc.
  7. Toma media taza de jugo de áloe vera antes de cada comida. Pero debes tener cuidado de no tomar demasiado, porque es laxante. Con media taza antes de cada comida es suficiente.
  8. Toma media cucharadita de aceite de coco en un vaso de jugo de naranja tibio. También puedes tomarte el aceite de coco directamente. Tómalo tres veces al día.
  9. Toma un té de canela, o cardamomo machacado, para calmar el ardor estomacal. Añade una cucharadita de canela, o cardamomo en polvo, a una taza de agua. Hiérvela, cuélala y bébela.
  10. Toma té de hinojo, de anís, o de alcaravea. Ayuda a aliviar la quemadura de la acidez estomacal. Añade 2 cucharadas de cualquiera de ellos a 1 taza de agua hirviendo. Déjala reposar durante 10 minutos, cuélala y bébela.
  11. Toma un té de manzanilla antes de cada comida. Disuelve una cucharada de ésta en una taza de agua hirviendo. Tápala y déjala refrescar. Este remedio alivia las membranas mucosas inflamadas en el tracto digestivo y favorece la digestión normal.
  12. Toma una taza de jengibre fresco antes de cada comida. Hierve una cucharadita de jengibre fresco, o 1/4 cucharadita de jengibre en polvo, en una taza de agua por cinco minutos. Tápala y déjala refrescar un poco.
  13. Toma una taza de té de hojas de col. Hierve durante 10 minutos un puñado de hojas de col en un litro de agua. Retíralas del fuego, cuélalas y déjalas refrescar. Lo puedes estar tomando durante el transcurso del día.
  14. Te aliviará rápidamente tomar un sorbo del líquido de los pepinillos, del agua o leche de kefir, o unas cucharadas de chucrut de repollo.
  15. Toma jugo de zanahoria todos los días. Coloca tres zanahorias en la licuadora junto con un poco de agua y licúalas por unos instantes. La zanahoria le ayuda al esófago  a ser más grueso y fuerte, reduciendo el efecto del reflujo.
  16. Toma una taza de té de corteza de olmo. Hierve por 5 minutos tres cucharaditas de corteza de olmo en una taza de agua. Retírala del fuego y agrégale una pizca de canela.
  17. Toma una taza de té de diente de león para favorecer la digestión y prevenir la acidez.
  18. Para sentir un alivio inmediato al ardor o quemazón del esófago, tómate 1 cucharada de raíz de malvavisco disuelta en un vaso de agua.

Ahora, si lo desean, también pueden hacer este batido que es muy bueno:

Batido Verde

Ingredientes:

  • 2 tazas de agua fría
  • 2 tazas de espinaca bien picada
  • 2 tazas de lechuga romana picada
  •  1 taza de apio picado
  • 1 manzana, sin corazón y picada
  • 1 pera, sin corazón y picada
  • 1 banano, preferiblemente orgánico
  • 2 cucharadas de jugo de limón fresco

 

Preparación:

  • Agrega el agua, las espinacas y la lechuga a la licuadora. Mezcla a baja velocidad hasta que quede suave.
  • Poco a poco ve subiendo la velocidad y añade el apio, la pera, la manzana, el banano y el jugo de limón.
  • Cuando todo esté mezclado uniformemente, bébelo!

En definitiva, el secreto para vencer el reflujo gástrico está en la alimentación. A la larga ningún remedio, natural o convencional, funcionará si no cambias tus hábitos alimenticios. Si nada de lo que esta aquí te ayuda, entonces te tocará ir a un médico.

Bueno amigos, ojala no sufran de este mal. Si saben de algún otro remedio, espero que nos lo compartan.

Un abrazo!

“Sólo una cosa convierte en imposible un sueño: el miedo a fracasar” – Paulo Coelho.

Amparo Díaz Báez
Amparo Díaz Báez
Lascositasdeamparito.com
"Tips para comer y vivir bien bueno"
Amparito@lascositasdeamparito.com

Pulsa aquí y obtén un obsequio!

Acerca de Amparo Díaz

Mi nombre es Amparo Diaz y soy graduada en Economía y Administración. Vivo en Bogotá, tengo dos hijos increíbles, estoy separada y me encanta nadar y montar en bicicleta. Me apasiona el mundo del Internet y trabajo día a día para conocerlo un poco más. Me interesan particularmente aquellos temas que hablan sobre la gastronomía, pues siempre he sentido una gran pasión por todo lo referente a la culinaria. En especial, soy fanática de las hamburguesas y el chocolate.

Lo que mis queridos lectores opinan:

  1. andreina dice:

    Gracias Amparito, me parece muy interesante esta información. Gracias por tomar tiempo para compartirla.

Comparte tus ideas: